Información
Noticias
Galería de fotos
Equipo Técnico
Video Institucional
   
   
   
   
Blvr Artigas 4208
Esq. Av. Joaquín Suárez
Fax: 203 53 21
Tel: 203 6988/204 4644

Pequeñas Hermanas Misioneras de la Caridad

Congregación femenina fundada por Don Orione el 29 de junio de 1915. La necesidad de contar con una congregación de hermanas, en tanto representantes de la figura femenina-materna, para el cuidado y atención de los enfermos, pobres y abandonados, fue sabiamente comprendida por Don Orione. Bien percibió Don Orione, que la importancia del rol femenino en sus obras era fundamental, en tanto representantes del vínculo primario, materno-filial, y teniendo a la Virgen María como madre de todas las madres, y un modelo a seguir.

“Misioneras de la Caridad quiere decir Misioneras de Dios, porque Dios es caridad.
Quiere decir Misioneras de Jesucristo porque Jesucristo es Dios y es caridad. Quiere decir Misioneras, esto es, evangelizadoras y siervas de los pobres porque en los pobres nosotros servimos, confortamos y evangelizamos a Jesucristo”. (Don Orione 18/08/1921)


Proyecto Apostólico de las PHMC
Como toda Congregación, las Pequeñas Hermanas de la Caridad, poseen un Proyecto Institucional, el que consta de normativas apostólicas, que hacen a su identidad como congregación, y a partir del cual llevan a cabo todas sus misiones y proyectos de caridad, ya sea educativo, comunitario o socio-sanitario. Es el eje que modela su acción y pensamiento, pero también un “estilo” de vida signado por determinados valores y actitudes que hacen al DEBER SER de la institución P.H.M.C.

Espíritu de Familia
Propiciar el clima de benevolencia, calidez, comunión y fraternidad donde todas las residentes se sienten en su casa.
Donde cada una se siente reconocida, respetada, amada y que ocupa el centro de atención, porque no es un "número", no es un "caso", no es una "paciente" con tal patología o discapacidad, sino un individuo con sus derechos y potencialidades a desarrollar. Es decir, donde se encuentra esa ayuda que facilita el llevar con serenidad el peso de la propia condición y donde se ayuda al más necesitado con sencillez y humildad.

Ternura Materna
Este valor se comprende como relaciones y servicios basados en un afecto pleno de misericordia. La Virgen María preside nuestra casa como Maestra y Modelo en cada etapa de la vida con su atención, ternura y cuidados maternos.
Así, las residentes no sólo encuentran un Hogar para toda la vida, también atención de salud integral, acompañamiento y rehabilitación para cada patología en particular en tanto persona única e irrepetible, espacios de recreación y disfrute, sino también aquella madre que lamentablemente no tuvieron o han perdido.

“Cuando digo o escribo que sean más madres, entiendo decir que sean más madres con los pobres: no tengan miedo de ser demasiado maternas”. (Tortona, 10/04/1925- San Luis Orione)

Compasión y Solidaridad
Sensibilidad en gestos concretos, participación en las dificultades, en los momentos difíciles, en el sufrimiento y en el dolor de los demás, estar presentes para aliviar el dolor físico y moral. Lo que implica un fuerte compromiso con la Caridad y la Justicia.


Don de Servicio

Ser útil a los demás con mil formas de “pequeñas” prestaciones, hacerse prójimo del otro, con la voluntad de crear una comunidad de servidoras. Basadas también en el amor creativo, el que se transforma en cuidado y solicitud por la vida, mediante la atención abnegada hacia cada persona.

“…….siervo de los siervos, distribuyendo mi vida a los más indigentes y abandonados” (Don Orione)

Gratuidad y Gratitud
Expresada en un clima de reconocimiento, marcado por nuestro tradicional “Deo Gratias”, como señal que “gastar” la vida en darse mutuamente es el modo evangélico para conquistarla. Sentir y demostrar que el otro es alguien para nosotras, que no es un número, que su rostro no es una máscara, que sus viscicitudes no son un “caso”, sino la continua encarnación de Jesús en cada ser humano.

“La gratitud es el faro de la virtud cristiana y cuanto más uno tiene sentido del verdadero amor, tanto más es agradecido.” (Don Orione –Vol. IV –pag. 551- 10/10/1937)

Alegría
Expresada, desde lo cotidiano, como la alegría de estar juntas, como Hermanas, de servirnos mutuamente y servir a los otros, recibir el don de los otros. Alegría que, sustentada en la fe y la esperanza, permite sobrellevar con el otro y en comunidad los momentos difíciles, el dolor y la enfermedad, y adversidades de la vida.

“La alegría de amar a Dios no la empañan las dificultades.” (Don Orione)

Clima de oración
Clima de silencio y de música, de palabras y cantos, donde la oración como laus perennis (actitud de alabanza continua) da el tono al ambiente con formas oportunas, pedagógicamente creativas, teniendo en cuenta la psicología de cada persona, sus momentos y su sensibilidad.

Amor a María
Clima mariano, donde la Virgen María, presidiendo nuestra casa, acompaña la vida y el camino de fe de toda la humanidad y está cerca de toda persona que sufre, con sus atenciones, ternura, y cuidados maternos.

“La Virgen María llama a nuestra Congregación a ser una Congregación Mariana, que vive de amor a Dios, a la Iglesia, a los pobres, todo a través del amor a la Virgen. Ella es el camino más seguro para ir a Jesucristo…Amando a María estamos seguros de amar a Jesús. (Don Orione L.M. pag. 379)

Reconocimiento del rostro de Cristo
Reconocer a Cristo en el rostro de los otros, en el prójimo, y en particular de los que sufren. Porque “la hermana, como verdadera madre, verdadera hermana, se dona con gran espíritu
de sacrificio a los disminuidos, los ancianos, los discapacitados, en los cuales se sirve a Jesucristo: cuida cuerpos para salvar almas y llevarles el consuelo y la luz de la fe”. (P.H.M.C. Normas Generales).

Apertura
Comprender, dialogar y acoger a las distintas culturas. Saber leer e interpretar los signos de los tiempos, comprometer a todos en la promoción y valorización de la vida y del sufrimiento humano sin distinciones.

“Tenemos que ser santos, pero no tales que nuestra santidad pertenezca sólo al culto de los fieles o quede sólo en la Iglesia, sino que trascienda y proyecte sobre la sociedad tanto esplendor de luz, tanta vida de amor a Dios y a los hombres que más que ser santos de la Iglesia seamos santos del pueblo y de la salvación social” (Don Orione).

 
Inicio | Misión | P.H.M.C | San Luis Orione | Destinatarias | Objetivo 2012 | Cómo colaborar | Contacto Diseño y desarrollo web por: prointernacional